El preconcurso de acreedores

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cuando una empresa, autónomo o persona física empieza a tener problemas de liquidez o insolvencia tiene que afrontar mecanismos para reconducir su actividad empresarial. Desde el derecho se le otorgan dos, el concurso de acreedores o el preconcurso. Hoy comentaremos las ventajas que supone este segundo mecanismo.

El preconcurso son fundamentalmente tres mecanismos para lograr la continuidad de la actividad empresarial negociando quitas o esperas de las deudas de los acreedores o un acuerdo de refinanciación:

  • Acuerdo extrajudicial de pagos. El objetivo es acordar con los acreedores un fraccionamiento, esperas o quitas de la deuda.
  • Acuerdo de refinanciación. El objetivo es acordar con las entidades prestamistas la refinanciación de la empresa.
  • Propuesta anticipada de convenio. El objetivo es cerrar un acuerdo sobre el tratamiento de las deudas y homologarlo judicialmente.

Comunicar que hemos optado por estos mecanismos al juzgado implica una serie de efectos para proteger al deudor, como:

  • No se pueden iniciar ejecuciones sobre el patrimonio y las iniciadas se paralizan.
  • A diferencia del concurso, mantiene las facultades de administración y gestión de su patrimonio, no se nombra un administrador concursal, sino un mediador concursal.
  • El proceso no es público, por lo que no afectará a la imagen de la empresa o persona afectada.
  • El proceso es más económico que el concurso.

Estos efectos se prologan durante tres meses desde la comunicación al juzgado, tiempo para negociar y alcanzar algún acuerdo, si no se logra, se tiene un mes más para presentar la declaración de concurso. Por lo que permiten ganar tiempo para recuperarse.

Iniciar alguno de los mecanismos preconcursales también facilita la concesión del mecanismo de segunda oportunidad para las personas físicas. De forma que si no se logra el acuerdo y se ve obligado a afrontar el concurso de acreedores, la persona física tras la sociedad, el autónomo o la propia persona natural tendrán más sencillo acceder a la exoneración de las deudas.

Deja un comentario

Introduce tu email si deseas mantenerte al tanto de las novedades más relevantes de nuestra firma y del entorno legal.